top of page

Influencia filosófica Confuciana y Taoísta en la Política Exterior de China

Leslie Gabriela Sáenz Obispo*


La influencia filosófica Confuciana y Taoísta, son los fundamentos para el desarrollo de la política exterior china, especialmente en el entendimiento de su accionar armónico y la exigencia del respeto a su soberanía, siendo un actor fundamental en el Sistema Internacional.




En el modelo de la política oriental, se reconoce que la perspectiva adoptada es considerada como la más fiel a su origen, ya que, prevalece la tradición histórica para el robustecimiento de la política interior y la proyección de la política exterior. En el entendimiento de Fernández (2019) se afirma que “la competitividad y dinamismo del acontecer político y social chino requiere de un análisis contextual… con características y proporciones propias”. Esto debido a que no ejercen con la filosofía occidental, que data de una evolución greco romana estableciendo el idealismo, realismo, racionalismo… como parte del funcionamiento del sistema internacional. La política china, es basada y fundamentada históricamente en la Filosofía Confuciana y Taoísta. Que les permite un desenvolvimiento a través, del desarrollo de competencias y experiencias basadas en la preocupación o interés asertivo de las acciones.

Para comprender la influencia filosófica de estas dos corrientes, se debe analizar su procedencia cultural. Por su parte, la teoría Confuciana, tiene a establecer un pensamiento relacional. Contiene un principio fundamental que según Tian Chensan (2018) está basado en “la indivisibilidad del todo y la divisibilidad de toda unidad”. Aunque parezca confuso, nos brinda el entendimiento que el universo, la naturaleza y el ser humano, necesitan de sí para el cambio ya que no hay una verdad universal y un concepto absoluto. Por lo que nos encontramos en constante creación y, por ende, fortalecemos uno de los pilares más importantes de esta filosofía, que resulta ser el enaltecimiento de lo valioso, dando espacio a el lenguaje, las ideas y el pensamiento. “El hombre es una historia, no una definición… se forja a sí mismo y su proceder determina si puede o no considerarse humano” (Tian Chensan, 2018).

Asimismo, el Taoísmo que posee una aproximación naturalista, nombra y determina la realidad por medio del lenguaje. La armonía es su principio fundamental, por lo que la observación y el aprendizaje, son métodos fundamentales para su construcción y desarrollo. A pesar de que existan contradicciones e incluso conflictividades, esto forma parte de los procesos de armonización, necesarios para que exista el equilibrio en el mundo. Como segundo principio, destaca el respeto y reconocimiento a la individualidad. Que, en el sistema internacional, especialmente en la política exterior, sería el reconocimiento a la soberanía; como elemento fundamental para no forzar relaciones de coexistencia y evitar el conflicto, basado en el respeto mutuo y en su premisa principal que corresponde a “Lo que es, es y lo que no es, no es”. Dando claridad a seguir la naturaleza del hombre como la muestra de la autenticidad del ser humano y lo que de él emerge para obtener un juicio natural.

Es por ello, que la Política Exterior de China, no se encuentra basada en la individualidad del beneficio político, ya que, plantea su interés nacional, como el bienestar común que incluye al Estado y a las familias que le conforman como un todo, que interactúa para fomentar la cooperación y el bienestar colectivo. Para que el establecimiento de relaciones con otros Estados, consista en “la construcción sobre bases de amistad mutua… reciprocidad… y oposición al principio unilateral” Tian Chensan (2018). Principalmente el respeto a la soberanía, tanto interna como la valoración de la soberanía a los Estados que conforman el sistema internacional. Esto es requisito fundamental, para evitar discordancia con otros Estados y continuar con relaciones armónicas que no afecten los intereses de la patria. Esto contribuye al respeto y la mejora de relaciones bilaterales en donde exista esa reciprocidad o beneficio mutuo, mencionado anteriormente. La efectividad de su política exterior, se refleja en el impacto social causado a través del imaginario colectivo asiático y del fuerte posicionamiento que ha logrado China por prevalecer en sus leyes morales, sus factores culturales. Reflejados y posicionados a nivel internacional.

La política exterior de China, representa el ideal de la evolución de las filosofías, cuando se comprende que, a pesar de los acelerados procesos transformacionales, especialmente aquellos generacionales, la cultura histórica y la política cultural pueden entenderse como procesos de mejoramiento para un Estado más allá de lo político, que se generan nuevas perspectivas y alcances que involucren las relaciones con otros Estados.


* Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Correo electrónico: lesliegso7@gmail.com


El contenido de este artículo es de responsabilidad exclusiva de su autor y no compromete la postura de SG-FLACSO.


Referencias

Fernández, Lucía (2020). Criterios y desafíos de la política china contemporánea. En Martínez Cortés, José Ignacio (coord.) Relaciones políticas e internacionales 2019. México: Unión de Universidades de América Latina y el Caribe, Red Académica de América Latina y el Caribe, UNAM. pp. 355-336. Disponible en: https://dusselpeters.com/CECHIMEX/20200120_REDALC_CECHIMEX_Relaciones_politicas_e_internacionales_2019_Jose_Ignacio_Martinez_Cortes.pdf


Tian, Chenshan (2018). El confucianismo y la diplomacia contemporánea en China. En Xu, Shicheng y Eduardo D. Oviedo (eds.) Foro Internacional sobre Confucianismo. Ediciones Bellaterra - International Confucian Association. pp. 51-62.


164 visualizaciones
bottom of page